Ir al contenido principal

Uno es el Cambio

Sé tú el cambio que quieres ver en el mundo (Be the change you want to see in the World), que es la frase que se dice que pronunció Gandhi, sugiere que nuestras responsabilidades comienzan y terminan con nuestro propio comportamiento. Es una actitud apolítica, de sentido común.

Si pudiéramos cambiarnos a nosotros mismos, las tendencias en el mundo también podrían cambiar. Tal y como un hombre es capaz de transformar su propia naturaleza, también cambia la actitud del mundo hacia él. No necesitamos esperar a ver lo que hacen los demás.

Insiste en que la transformación personal y la social han de ir de la mano; nunca dice que baste con el cambio del individuo. Todo lo contrario. En su lucha por un mundo mejor, Gandhi insistía en que sólo un grupo de personas trabajando juntas con disciplina y persistencia podrá ser capaz de combatir la injusticia.

Por cierto, en esta era en que creemos que podemos reinventarnos a la manera que queramos, refundimos la sabiduría de los grandes pensadores a la medida de nuestras ilusiones sin incluir su complejidad, su conciencia del enorme trabajo y sacrificio necesarios para emprender cambios. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

El precio a pagar

Son incontables las veces que me han preguntado acerca de la longitud, de la espectacularidad de mi bicicleta. En realidad, además de ser el reflejo de mi identidad, mi bicicleta busca ese impacto visual del cual me he sentido incluso hasta orgulloso. Pero, para qué exactamente busco que mi aparatosa presencia tenga ese impacto visual? Hete aquí una respuesta controvertida: para hallar más fácilmente gestos de solidaridad, de la gente por supuesto, que convierta mi viaje en una diríamos levedad.

La Ponderosa, antes llamada KaEme, es un vehículo de locomoción de más de cuatro metros de longitud que tira dos remolques BOB, cuyo peso neto es de aproximadamente unos 85 kilos en una báscula para camiones. La he pesado de vez en cuando en las bodegas cooperativas que pueblan el Valle del Marne. Es imposible pasar desapercibido cuando atravieso aldeas, pueblos y ciudades. Pero más allá de las ventajas que me aportan esa teatralidad de andar con un carruaje de semejantes dimensiones, mi casa …

Logística Fundamental

Estoy sentado -a la hora en que empiezo a escribir esto- en la sala de estar del Centro de Acogida de Zamora, Madre Bonifacia, el Albergue de Indigentes, patrocinado por Cáritas y gestionado, según la oficial de la Policía Local que me atendió este mediodía, por una firma privada. Supongo que es como las denominadas escuelas concertadas. Juan, uno de los monitores de este acogedor sitio, acaba de informarme las normas que hay que observar en todo momento, entre las que se hallan, por supuesto, no consumir drogas o alcohol dentro ni fuera del recinto; ser puntuales con los horarios, observar el respeto y las buenas maneras en las relaciones interpersonales, etc.
Juan, al igual que María, la directora, asi como Jesus, David, Luisa, los demás monitores, ya han tomado conocimiento de mi situación: un hombre con el rostro fatigado, arrastrando una feroz bicicleta que, logísticamente, es imposible de ubicar en ningun lugar. Mi inmediato futuro, sin embargo, está sujeto a este requerimiento:…

Puro Amor

El primer día de este año, Elizabeth Gathoni Koinange ha celebrado su cumpleaños en Kiambaa, una zona rural, aproximadamente unos 15 kilómetros a las afueras de Nairobi, en Kenya. Priscilla Ng’ethe ha viajado desde su Londres natal especialmente para la ocasión acompañada por un equipo de la BBC, a su casa ancestral, con el propósito de compartir con la audiencia global lo que representa para ella este gran acontecimiento.

“Me gustaría hablarle a los jóvenes acerca de la vida, acerca de cómo amar; de cómo hallar fuerza y coraje en Dios y cómo vivir en paz.” Estas son palabras de una mujer que hoy tiene más de 117 años y, aunque extrañamente su nombre no aparece en la lista oficial de Wikipedia de personas de más edad del mundo, es un hecho que en su fiesta de cumpleaños se han reunido familiares de al menos cinco generaciones.   

Priscilla recuerda la ocasión cuando en su escuela primaria la profesora les preguntó acerca de sus héroes.  “Como era de esperar, la mayoría de los niños nomb…